miércoles, 4 de diciembre de 2013
El regreso de Íngrid Betancourt a la política de Colombia

Discovery Channel reconstruye el secuestro y la liberación de Betancourt

Por Stella MONTORO, para SudAméricaHoy (SAH)

Aunque vive en Francia, vuelve. Fue la rehén más internacional de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Sobrevivió seis años en la selva. En cautiverio se peleo con su jefa de campaña, Clara Rojas, también rehén por estar a su lado. Es Ingrid Betancourt, una «mujer corajuda», como la definió su padre o «la burguesita» como ella cuenta que la veían sus captores. Pero es, sobre todo, un animal político que vuelve al ruedo electoral.

Ahora Ingrid se debate entre presentar su candidatura a la Presidencia o al Senado con la Alianza Verde en 2014. En pocos días anunciará su decisión. Antonio Sanguino, portavoz y concejal verde lo confirmó a su regreso de un viaje a París. En la capital de Francia se entrevistó con Betancourt para coordinar con ella una estrategia electoral del partido con vistas a las elecciones legislativas y presidenciales de 2014.
«En los próximos días va a tomar una decisión personal sobre el papel que jugará en la próxima contienda electoral. Hemos diseñado con ella distintas posibilidades, que esté en la lista al Senado o que participe en la consulta presidencial», dijo Sanguino.
Junto con Sanguino -informa Efe- estuvo en París el exguerrillero del M-19 y exgobernador Antonio Navarro Wolff.
Ingrid BetancourtSegún Sanguino, Betancourt ya fue inscrita como precandidata junto con Navarro Wolff, con el ex alcalde bogotano Enrique Peñalosa, con los senadores Camilo Romero y John Sudarsky y con el líder indígena nasa Feliciano Valencia.
«En la conversación que tuvimos con ella, no desestimó la posibilidad» de aspirar a la Presidencia colombiana entre 2014 y 2018, agregó el político verde.
Sanguino apuntó que en el proceso de decisión de Betancourt hay «asuntos personales» relacionados con su experiencia pasada, pues «hacer política en Colombia tiene riesgos y ella en particular los ha vivido».
Ingrid Betancourt, quien también tiene nacionalidad francesa, fue secuestrada en febrero de 2002 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cuando viajaba por una carretera del sur del país en plena campaña política con su partido Verde Oxígeno.
Tras más de seis años de cautiverio, fue rescatada en julio de 2008 junto a tres estadounidenses y once militares y policías colombianos en la denominada «Operación Jaque».
«La queremos tener con nosotros», afirmó Sanguino al señalar que «fue la primera colombiana que fundó un partido Verde en Colombia y dio unas batallas memorables en el Congreso contra la corrupción».
Además de eso, «desde su condición de víctima, (Betancourt) es un símbolo de paz y de reconciliación en el país», un punto importante para el partido, que defenderá el proceso de paz entre el Gobierno y las FARC y promoverá un «postconflicto estable y duradero». El tiempo dirá.