Domingo, 23 de Abril de 2017
Luis Florido: “Pedimos elecciones generales sin presos políticos ni inhabilitados”

Fotografía de Horacio SicilianoFotografías de Horacio Siciliano. Imágenes que dieron la vuelta al mundo. Una mujer durante las manifestaciones en Venezuela en frente de una tanqueta, posteriormente fue llevada por la fuerza por la Guardia Nacional Bolivariana.

Por Clara RIVEROS

Venezuela vive una dictadura. Los cientos de detenciones arbitrarias, los presos políticos, la violencia contra los manifestantes y opositores, incluida la inhabilitación al líder político Henrique Capriles, así como las agresiones y el arresto de periodistas, la censura y el silenciamiento de los medios de comunicación, el asesinato de niños, jóvenes y ancianos, unas veces por la represión en la calle y otras por la miseria, el hambre y la ausencia de medicinas así lo confirman.

No existe en Venezuela un sistema de pesos y contrapesos. Al Legislativo le usurparon sus funciones y el aparato Judicial –como las demás instituciones- es un órgano más del Ejecutivo y del partido. Venezuela es un país en ruinas y el chavismo/madurismo es el responsable de su destrucción. Nicolás Maduro acude a todos los medios para preservar el poder y mantener sus privilegios: desde la alteración del orden constitucional a las órdenes de matar y al anuncio de la entrega de más fusiles para los colectivos –paramilitares- que asesinan a manifestantes.

Azzedine Bouayach y Luis FloridoAzzedine Bouayach, Ministro Consejero y diplomático del Reino de Marruecos en la República de Chile expresa su solidaridad y la de su país con el pueblo venezolano a Luis Florido, Diputado del partido Voluntad Popular y Presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional de Venezuela. De izquierda a derecha: Azzedine Bouayach, Clara Riveros y Luis Florido. Bogotá, Colombia. Hotel La Fontana, abril 20, 2017.Luis Florido es un diputado de la oposición –partido Voluntad Popular- por el estado Lara, preside la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional de Venezuela y ha realizado una intensa gira por los países de la región buscando solidaridad para con su país. Visitó Colombia entre el 19 y el 20 de abril, se reunió con el presidente Juan Manuel Santos, también fue recibido por congresistas de las diferentes fuerzas políticas que tienen representación en esa institución y se dirigió a los sindicalistas de las Américas en el marco del Congreso Constitutivo ADS –Alternativa Democrática Sindical de las Américas-.

El diputado tiene una prohibición migratoria de carácter administrativo es decir, un impedimento para salir del país aunque “no hay razones judiciales”. El Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME) anuló su pasaporte. Florido, atendiendo a su investidura, cuenta con la prerrogativa constitucional, por medio de la cual, solo el Tribunal Supremo de Justicia con autorización de la Asamblea Nacional, puede prohibirle la salida del país, aun así, el SAIME ha impedido que salga por vía aérea. Debió cruzar la frontera caminando, como lo hacen miles de venezolanos, sin presentar ni cédula ni pasaporte. Una vez estuvo en territorio colombiano pudo hacer uso de su pasaporte con normalidad. El diputado respondió algunas preguntas sobre la situación de Venezuela además de valorar su recorrido por diferentes países e instituciones.

Clara Riveros- ¿Cuál es el balance de los encuentros con el presidente Santos y los diferentes congresistas y qué valoración hace de la posición de Colombia frente a la situación de Venezuela?

Luis Florido– De estos encuentros extraigo una conclusión general que es la comprensión que tienen las instituciones colombianas sobre la grave crisis de ruptura del orden constitucional en Venezuela. Tanto el Senado como el Congreso como el presidente de la República tienen claro que la ruptura del orden constitucional solo se solventa con elecciones generales. Los venezolanos estamos pidiendo elecciones generales sin presos políticos ni inhabilitados. También estamos pidiendo la apertura de un canal humanitario, la libertad de los presos políticos y el respeto total a la Asamblea Nacional cosa que no ha ocurrido desde el año 2015 cuando fueron electos al parlamento. Vemos además un cariño y un afecto por Venezuela, en otros momentos no entendía por qué no había esa expresión pública con mayor fuerza pero lo importante es que hoy todas las fracciones políticas en Colombia, sin excepción, reconocen que se rompió el orden constitucional y en su mayoría apuestan a la solución para el pueblo venezolano, en favor del pueblo venezolano.

C.R.– ¿Cómo fue la reacción de los diferentes partidos en Colombia considerando que fuerzas políticas de izquierda han respaldado durante años al régimen venezolano y han señalado a la oposición de desestabilizar al gobierno del PSUV?

L.F.- No puedo hablar por las distintas fuerzas políticas pero cuando estuve en la Comisión de Política Exterior en el Congreso todos los representantes tenían un consenso respecto a que se rompió el orden constitucional en Venezuela, incluido el representante del Polo Democrático que expresó sus buenos deseos porque en Venezuela se restituya el orden constitucional pero evidentemente con sus matices. Algunos son más cercanos a lo que nosotros estamos pidiendo y otros son más distantes pero en definitiva el consenso es que en Venezuela hay una profunda crisis constitucional que es reconocida consensualmente por el Congreso colombiano, así lo sentimos y así lo vimos. De hecho, el Senado aprobó una resolución que consideramos muy oportuna de respaldo al pueblo venezolano, reconoce la brutalidad del uso de la fuerza. La mayor represión que ha ocurrido en Venezuela en el último tiempo, tuvo lugar el día de ayer (19 de abril). Esa es la línea que está siguiendo el gobierno porque cuando el opresor está más herido es cuando reprime con mayor fuerza.

C.R.- Además de Colombia, usted visitó otros países de la región ¿Hoy se puede decir que los apoyos al régimen de Nicolás Maduro han disminuido significativamente en América Latina?

L.F.- Cada día hay mayor solidaridad de la región, mayor comprensión. Incluso, de los amigos de Nicolás Maduro –he tenido conversaciones muy reveladoras- pero no puedo revelar el nombre de los países porque no quiero exponer a aquellos que han manifestado lo que están pensando. Por supuesto, hay unas solidaridades automáticas que tienen que ver con arreglos financieros entre países, ese es el único respaldo que sostiene Nicolás Maduro, no hay respaldo político más allá de Nicaragua y Bolivia que serían los principales. La región ha cambiado. Desde Alaska hasta Tierra del Fuego hay pronunciamientos cada día más contundentes de los distintos pueblos. Si en algo hay unidad en América Latina es respecto a que en Venezuela no hay democracia. En Venezuela hay una crisis humanitaria sin precedentes pero el país no está siendo abandonado por el mundo.

C.R.- ¿Por qué el diálogo que promovía Unasur y algunos expresidentes fracasó y hoy la única salida posible es la celebración de elecciones generales como sostiene el Secretario de la OEA?

L.F.- El diálogo fracasó porque estuvo muy mal planteado y porque no tuvo condiciones. Evidentemente alguien se benefició, el gobierno se benefició de la foto que de buena fe le otorgaron una importante cantidad de partidos de la oposición. Fue una experiencia de la cual todos aprendimos. Cualquier salida en el país tiene que construirse sobre la base de que no puede reeditarse un diálogo como el que se hizo. Lo que puede haber con patrocinio de la OEA es una salida negociada desde el punto de vista electoral, que sea la misma OEA que impulse mediante sus mecanismos elecciones anticipadas, hay varios fundamentos constitucionales: se rompió el orden constitucional que solo se recupera con elecciones generales; la Asamblea Nacional declaró el abandono del cargo y, a partir de ahí, debe haber elecciones presidenciales en 30 días. Los venezolanos trabajamos por un referéndum revocatorio y se nos despojó de esa posibilidad. Si Nicolás Maduro quisiera colocarse de frente con el pueblo venezolano permitiría que se realizara ese referéndum revocatorio, sería una forma de que él terminara de ratificar que el pueblo no lo quiere y que el pueblo votaría quizá un 90% en su contra, más de lo que hoy aparece en las encuestas. El cambio político definitivamente va a ahogar el gobierno de Nicolás Maduro.

C.R.- ¿Perderá vigor la oleada de protestas en esta oportunidad?

L.F.- El pueblo venezolano está decidido a que haya cambio. En Venezuela no hay medios de comunicación libres o cada día hay menos. Hay medios que están cooptados por el gobierno y los otros tienen miedo de ser cerrados. Durante las manifestaciones (19 abril) cerraron canales de televisión: El Tiempo (Colombia) que transmitía por DIRECTV) y Antena 3 (España). Un gobierno que tiene la capacidad de cerrar canales con tanta facilidad, como antes lo hizo con NTN24 y con CNN, evidentemente está dispuesto a jugársela toda. No llega información con fluidez. Nos quedan las redes sociales pero en cualquier momento serán intervenidas. Los venezolanos estamos preparados para lo que venga y para seguir luchando porque en esta oportunidad no vamos a dejar escapar el cambio político. CPLATAM