sábado, 27 de enero de 2018
“Venezuela o el sueño de una noche de verano”, por Alex FERGUSSON


Caracas. Por Alex FERGUSSON, para SudAméricaHoy

En anteriores artículos he señalado que:
….” la grave crisis política, social y económica que vivimos no se debe a una incapacidad o de un capricho de la arrogancia de las élites gobernantes. Creo más bien, que se trata de una estrategia política para el control del poder, perversa pero bien pensada, cuya base, para efectos mediáticos, es una amalgama ideológica compuesta de un poco de socialismo burocrático, algunos elementos del capitalismo salvaje, una pizca de bolivarianismo-fidelismo y mucho de aspiraciones personales, autocráticas y dictatoriales.
He dicho que tal estrategia, a juzgar por las acciones y los discursos oficiales tendría como objetivo general: “producir una transformación política, social, económica y cultural para que el venezolano piense y actúe de una manera consonante con las expectativas de sumisión y lealtad que el gobierno necesita para perpetuarse en el poder”. Ello pasa por el control total de la economía y la sociedad, a través de:
• El empobrecimiento de la mayoría para que la subsistencia dependa de los aportes oficiales. Recordemos al ex ministro de Planificación y Desarrollo, Giordani: “los-pobres-tendrán-que-seguir-siendo-pobres-los-necesitamos-asi”
• La creación de un sistema de comercio paralelo, solo para los pobres leales (CLAP -Carnet de la Patria-Tarjeta del Hogar).
• La estatización de la banca, eliminación de la propiedad privada de los medios de producción (tierras, industrias, comercios, viviendas y servicios) y, finalmente, el control total de la economía.
• El diseño de un sistema educativo que refuerce y reproduzca la cultura (modos de pensar y hacer) que se desea instalar. Por cierto, esto ya se viene haciendo pero los avances son todavía pocos, aunque algunos, significativos.
También he dicho que se requiere una reorganización socio-política que elimine las gobernaciones, municipios y parroquias actuales y las sustituya por “las regiones o territorios, las comunas y los consejos comunales”; además deben eliminarse los partidos políticos para sustituirlos por los “movimientos sociales y comunitarios” sectorizados por función social. Las leyes que permiten esta transformación –aunque estén al margen de la Constitución- ya existen y fueron aprobadas por la Asamblea Nacional, cuando en ella solo había diputados del gobierno. Para desarrollar esta estrategia, aunque todavía tiene un largo camino que recorrer, el gobierno ha avanzado acciones en los siguientes aspectos:
• La producción de dinero inorgánico para cubrir los gastos y la deuda interna, atenuar los efectos de la inflación desatada, y también para poder darnos “algo” que mantenga la esperanza (Ej. el reciente y sustantivo aumento salarial retroactivo y los aumentos que vendrán).
• Promover la emigración poniendo a prueba la voluntad migratoria con la colocación de obstáculos. Así que, si se quiere ir, persevere pues al gobierno le conviene.
Mantener a la gente ocupada aunque sea haciendo “colas” para buscar alimentos, medicinas, repuestos o cualquier otra cosa. Si está ocupado sobreviviendo, no tendrá tiempo ni motivación para organizarse y luchar
• Mantener a la población, especialmente a aquella que protesta, presionada con la amenaza de los cuerpos de seguridad e inteligencia. Se trata de “subirle el volumen” al temor.
• Como acción complementaria para promover que la gente se sienta atemorizada, darle rienda suelta (impunidad) a la delincuencia.
• Crear un enemigo creíble y poderoso, al cual se le presenta como responsable de todo lo malo que ocurre. Esto permite crear elementos de cohesión entre sus partidarios, al tiempo que le hace creer a los opositores internos que en la lucha contra ese enemigo imaginario, el gobierno se está debilitando.
• Hacer mucha propaganda, usar la “teoría del rumor” o la desinformación. Vivimos en una sociedad donde la gente es propensa a creer como “verdad” lo que se dice en los medios, Goebbels mediante. La propaganda ayuda a mantener la ilusión de “empoderamiento” de los pobres.
• Liquidar, anular, desacreditar al liderazgo opositor y agudizar sus contradicciones. Un movimiento descabezado o sin foco es muy conveniente a los planes oficiales.
• Subvertir el orden social-burocrático promoviendo que las cosas se hagan fuera de la ley, pues es cada vez más difícil hacerlas dentro del marco normativo legal. Así se crean los espacios para los “negociados bajo cuerda” y el “rebusque”, y porque así también se facilita el desmontaje del aparato estatal cuando se lo consideren necesario.
Finalmente, he dicho que en base a lo anterior, pareciera que el gobierno está ganando”

Ahora nos anuncian que es posible que se haya elecciones presidenciales adelantadas para el mes de abril (estaban prevista para diciembre). Elecciones que tendrán lugar en medio de la más grande crisis de nuestra historia, arbitradas por instituciones desacreditadas, ilegítimas y subordinadas al gobierno, y con un sistema electoral fraudulento.

No obstante, toda acción tiene consecuencias y aun queda un largo trecho por recorrer. Cada paso que da el gobierno contribuye a hacer evidente la estrategia que permitiría que una minoría imponga a la mayoría, por la vía de la manipulación, el fraude y la violencia, un modo de vida que ha sido claramente rechazado.

Así pues, como en la obra de Shakespeare, hay sueños que engendran monstruos y los del gobierno son de ese tipo.