miércoles, 18 de abril de 2018
 Cannes y el ausente cine latinoamericano


Por Ernesto PÉREZ, PARA SUDAMÉRICAHOY

En el Festival de Cannes el único representante es el actor argentino Ricardo Darín, que coprotagoniza el film inaugural “Todos lo saben” del iraní Asghar Farhadi y que fue relegado a la sección paralela oficial “Una cierta miada” con el argentino “El angel” de Luis Ortega. Con éste, el
brasileño “O grande circo mistico” de Carlos Diegues en proyección especial,
se ha tomado su revancha con la 50a. Quincena de Realizadores, donde se exhibe
todo lo nuevo que se produce en el cine mundial.
Aquí, el principal agasajado es Colombia, con el film inaugural “Pájaros
de verano” de Ciro Guerra y Cristina Gallego
, la coproducción con Brasil “Los
silencios” de Beatriz Seigner y con el corto “Our Song to War” de Juanita
Onzaga, pero entre los 20 títulos admitidos figura también el
argentino-uruguayo “El motoarrebatador” de Agustín Toscano y el mexicano
“Cómprame un revólver” de Julio Hernández Cordón.
Para no hablar que entre la conspicua presencia francesa (entre productos
nacionales y coproducciones se cuentan once títulos, más de la mitad de la
selección) el más esperado está firmado por el argentino Gaspar Noé con
“Climax”.
Hasta la Semana de la Crítica, que generalmente dirige una mirada atenta
al cine latinoamericano, este año no ha tenido ojos más que para el corto
chileno “Rapaz” de Felipe Gálvez y para una coproducción minoritaria
brasileña con Portugal y Francia,
“Diamantino” de Gabriel Abrantes y Daniel Schmidt.