miércoles, 23 de junio de 2021
«Desembarco de películas latinoamericanas en Cannes», por Ernesto PÉREZ

Por Ernesto PÉREZ, para SudAméricaHoy

A pesar de los efectos de la pandemia de Corona Virus 19, que azotó con mayor fuerza a América Latina, con su secuela de muertos e
infectados, la industria cinematográfica del subcontinente (una de cuyas víctimas más ilustres fue el cineasta argentino Fernando Ezequiel Solanas) igual logró posicionarse honrosamente en el 74o. Festival Internacional de Cannes, que se celebrará del 6 al 18 de julio próximo.
 Considerado desde siempre el mayor evento cinematográfico mundial, el festival pudo superar el hiato del año pasado, presentándose en este 2021
como la primera de las grandes citas del cine que se celebra de forma
presencial con un abultado programa, donde justamente brilla con luz propia la industria latinoamericana.
 Films de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Haití, México y
Uruguay figuran en las demás reseñas paralelas oficiales y no oficiales
como “Una Cierta Mirada”, que recupera este año su original misión
descubridora de las nuevas generaciones, la Semana de la Crítica, reservada a primeras y segundas obras, y la Quincena de Realizadores, organizada por la asociación de cineastas franceses.
 Excluído del concurso principal, el cine del subcontinente se “coló”
en la reseña paralela oficial con jurado propio “Una cierta mirada” nada
menos que con un cuarteto de films dirigidos por mujeres, Tatiana Huezo de México con “Noche de fuego”, Karim Hainouz de Brasil con “O marinheiro das montanhas”, Dominga Sotomayor de Chile con uno de los siete episodios del film colectivo “The Year of the Everlasting Storm” (donde se medirá con titanes como el iraní Jafar Pnhi y el tailandés Apichatpong
Weerasethakul y Gessica Généus de Haití (país raramente invitado a Cannes
más que nada debido a su escasa producción y su endeble cinematografía).
  El film colombiano “Amparo” de Simón Mesa Soto (quien en 2014 había
ganado aquí mismo en Cannes la Palma de Oro al mejor corto) es uno de los
postulantes del premio de la 60a. Semana Internacional de la Crítica, la más
antigua de las reseñas independientes del festival, y que este año vuelve a
dejar espacio al cine mexicano programando, como es habitual desde hace más de una década, cuatro cortos del festival de Morella: “Bisho” de Pablo Giles, “La oscuridad” de Jorge Sistos Moreno, “Pinky Promise” de Indra Villaseñor Amador y “Un rostro cubierto de besos” de Mariano Rentería Garnica.


 Otro ámbito generoso de Cannes es la Quincena de Realizadores, creada en contraposición con el concurso oficial para descubrir nuevos talentos de todo el mundo.
 Aquí se postulan “Clara Sola” de la costarricense Nathalie Alvarez
Mesen, “Medusa” de la brasileña Anita Rocha da Silveira, “El empleado y el patrón” del uruguayo Manuel Nieto Zas más los cortos argentinos “El espacio sideral” de Sebastián Schjaer y “Sycorax” de Lois Patiño y
Matías Piñeiro.

 Un pelotón de quince películas, entre largos y cortos, que atestigua que
a pesar de las condiciones más adversas que haya tenido nunca en su historia el subcontinente, su cine sigue siendo vigoroso y capaz de medirse en un pie de igualdad con industrias más potentes y más afortunadas.