viernes, 17 de junio de 2016
La corrupción K llegó al convento de Cristina Kirchner


sudamericahoy-columnistas-carmen-de-carlos-bioPor Carmen DE CARLOS

José López, un nombre común para un hombre diferente. López, el kirchnerista “pata negra”, o del “riñón”, del ex presidente Néstor Kirchner y de Cristina Fernández. López, el ingeniero que aterrizó en Santa Cruz (hace 25 años) y escaló y escaló, siempre  cerca de la obra pública, donde la “cometa” (sobornos) vuela alto, se desplomó. Cayó en desgracia, cerca de una iglesia y lejos de Dios.

López, de nuevo otro lopecito, se llevó una parte del botín “K” a un convento de monjas de clausura. Increíble pero verdad. Allí vivió y murió el arzobispo emérito de Luján-Mercedes, Monseñor Di Monte, el hombre con alzacuello que pensaba y proclamaba que Néstor Kirchner fue el mejor, el religioso que, quizás, fue algo más que el hombro donde lloró a su hijo muerto el ministro de Planificación, Julio De Vido, el superior o el socio de López, el “pelao” que diría la ex presidenta o el calvo que encontró en una cantante de cumbia su mejor defensa, a su abogada

En tribunales se hizo el loco. López gritaba y pedía “cocaína” y se golpeaba la cabeza contra la pared”. Al tiempo su abogada, la chica boom “made in Argentina”, explicaba en cámara a la esposa del detenido (aún no se conocen) cuál era el estado de su marido, que en ese momento, alucinaba, como todos. Y Argentina seguía atenta a las imágenes del sujeto con el chaleco anti balas y el casco (parece de Gila pero no lo es) y a la carta de “Cristina”, su compañera y capitana de ruta,  donde reza: “El dinero que el Ing. López [sic] tenía en su poder alguien se lo dio. Y no fui yo”.

En un abrir y cerrar de ojos, lleno de dólares, euros, yenes, Rolex y arrimado a un fusil semiautomático, López se quedó sin nada (de lo que se vio).  Andaba esa madrugada del martes como alma en pena, según las monjas que le veían como un “hombre bueno que nos ayudaba”. Cargaba la cruz de 160 bultos que valían su peso en “guita” y en tiempo que marcaban los relojes que no estrenará. Llegó al convento de Nuestra Señora de Fátima como si le persiguiera la muerte. Y, quién sabe, quizás la tenía cerca.

López está asustado. Él que siempre fue fiel a Néstor y a Cristina, dos duros entre los duros, y a Julio DV y a sí mismo… Porque todos eran una gran familia, tiene miedo. Dicen que le “apretaban” de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia) que es lo mismo que era la SI (Secretaria de Inteligencia) y antes la SIDE (Secretaria de Inteligencia del Estado). Osea los malos que van de buenos o a la inversa. Ya da igual, a López, vuelvo a recordar, le pusieron un casco y un chaleco antibalas y se lo llevaron a tribunales y ahí sonreía, con la mirada en el cielo. Quizás, empiece a sentirse seguro. A lo mejor, se transforma en un arrepentido (otro como Fariña). Ahora, tan protegido, es difícil que se convierta en el primer suicida, la única figura que falta, de momento, en este sistema imperfecto y sistemático de la corrupción “K”.

El patrimonio de López aumentó el 1.200 por cien en la década de doce eternos años de kirchnerismo. Más o menos, en la misma proporción que el de sus jefes. Tenía denuncias por enriquecimiento ilícito, como los Kirchner, pero la justicia estaba en las nubes. Eran, aunque hayan pasado pocos meses, otros tiempos. Pero, la nueva Argentina, agotada, exprimida por la codicia y la ambición de los que presumían de ser “nac & pop” (nacionales y populares) no soporta más y alguien tiene que empezar a pagar.

La ex presidenta se despachó en facebook dos días después de que pasará lo que pasó y, vuelvo de nuevo, dijo: “El dinero que el Ing. López [sic] tenía en su poder alguien se lo dio. Y no fui yo (…) Yo quiero saber quiénes son, además del Ing. López (secretario de Obras Públicas durante mi gestión), los responsables de lo que pasó”. La respuesta es sencilla y la conoce mejor que nadie, la responsable, señora, es y siempre fue usted.

Esta es su historia ( la reciente) en imágenes, la historia del último kirchnerista atrapado in fraganti, con las manos en la plata. 

Lo mejores memes en este link

La abogada de López

La noticia

La llamada a la Policía

El ministro de Seguridad bonaerense informa

El jefe de Gabinete de Mauricio Macri se “asombra”

El botín

El resumen

La casa de López

El humor argentino

La cumbia hecha a medida para López

El convento
Cristina Kirchner