lunes, 8 de abril de 2019
“Las derrotas dulces de Macri”, por Carmen DE CARLOS

Por Carmen DE CARLOS, para SudAméricaHoy

La victoria ajena la asumió el presidente de Argentina, Mauricio Macri, como si fuera propia. Las elecciones en la provincia de Río Negro dejaron a Lorena Matzen, su candidata de la Unión Cívica Radical, en un lastimoso tercer lugar pero Macri, igual, sonrió. Ironías de la política, el sucesor de Cristina Fernández en la Casa Rosada mostraba su satisfacción por la derrota del kirchnerismo, que apostó todas sus fichas a Martín Soria (Frente para la Victoria), un segundón que soñó con alcanzar el poder. El Gobierno, consciente de su debilidad en este territorio, como le sucedió en Neuquén, prefirió hacer una jugada que no es nueva y dejar el terreno, prácticamente libre, a Arabela Carreras, gobernadora electa (Juntos Somos Río Negro) y elegida de Alberto Weretilneck, actual gobernador y amigo del Gobierno de Macri.

Derrota dulce para la coalición de Cambiemos, las preocupación sigue estando en las elecciones presidenciales de octubre. Los sondeos insisten en un escenario de paridad entre la viuda de Néstor Kirchner y Mauricio Macri en una eventual segunda vuelta y advierten que Roberto Lavagna, por el camino que lleva, podría convertirse en la tercera opción con posibilidades de ser el primero.

Los argentinos, entre tanto, sufren en su bolsillo el resultado de una larga década de gestión demagógica y de cuatro años de infortunio e impericia de la actual Administración. ¿Cambiará su destino?