miércoles, 7 de octubre de 2015
Perder los estribos en el nombre de Nisman


marta-nercellasPor Marta NERCELLAS, para SudAméricaHoy

El Canciller Argentino, Héctor Timerman, se preguntaba: “¿Qué hay detrás de todo esto?” Nunca profirió frase más oportuna, pero él le da un contenido bien diferente al que entiendo debe encerrar ese interrogante cuando el ministro y la presidente, hablan del ex agente de inteligencia, Jaime Stiuso.

El hoy espía maldito fue la sombra del fiscal Alberto Nisman, para que investigara el atentado a la AMIA, por expreso deseo del ex presidente Néstor Kirchner y mantenido en su puesto por su viuda, hasta hace un año, que le abrió la puerta sin salida de la jubilación anticipada. Hoy se refiere a él como si no le conociera.

Así lo hizo en Naciones Unidas, una organización que ha perdido mucho de su valor institucional pero que sigue siendo una caja de resonancia que obliga a los representantes de los países a ser cuidadosos con el contenido de sus declaraciones.  Pese a ello, una vez más, nuestra presidente se comportó hace poos días como el adolescente infractor que cree que le asisten todos los derechos sin tener que cumplir con obligación alguna.

El canciller argentino, Héctor Timerman, imputado por Nisman por encubridor de terorismo

El canciller argentino, Héctor Timerman, imputado por Nisman

Cristina Fernández no distingue el territorio de su “reinado” y cree poder extenderlo por el mundo. Confunde impertinencia con valentía demostrando un enojo difícil de comprender para la escasa audiencia que presenciaba su discurso. En rigor, tampoco entiendo por qué el sólo nombre de Nisman le hace perder los estribos. Por qué cada vez que aparece quien fuera el Fiscal de la causa AMIA en su escena dialéctica, cambia su tono de voz, la postura de su cuerpo y salen a borbotones frases cuyas consecuencias no puede medir. Quizás no recuerda que el poderío del Fiscal nació bajo su amparo y el de su difunto esposo.

Cómo justifica un Gobierno que lo que mejor ha hecho ha sido espiar en la intimidad a todos, que en el caso de Nisman (a quien sí tenía la obligación de controlar por la tarea asignada) “descubriera” recién después de su trágica muerte que en lugar del héroe que nos presentaban era un “demonio”.

Alberto Nisman no es el único que sufrió idéntica metamorfosis en el pensamiento de Cristina Fernández: Juan José Galeano, el juez que investigó el atentado contra la AMIA primero y Stiuso, su espía favorito y fiel cumplidor de ilegales órdenes después, corrieron idéntica suerte.

La señora de Kirchner, desde la Comisión Bicameral de seguimiento de la investigación de los atentados, propuso a fines de 1997,  es decir después que se había publicado el video en el que el Juez y el principal imputado de entonces (Carlos Telleldín) hablaban de la paga que hoy se ha convertido en un pecado mortal, que se le trasladara a Galeano también la investigación de la Embajada (que llevaba adelante la Corte) por su evidente conocimiento y experiencia en el tema. Este párrafo del informe lo firmó ella en soledad. Con los mismos datos con los que lisonjeaba a Galeano entonces, hoy afirma que el ex Juez debe ser encarcelado.

Algo similar sucede con Stiuso, empoderado en la presidencia del matrimonio. Ellos sabían muy bien las “cartas” con las que jugaba y hoy no puede encontrarse una sola diferencia entre el Stiuso de un año antes y el de ahora. Pero a la viuda de Néstor Kirchner eso parecería que le importa poco y menos deteriorar aún más las relaciones con los Estados Unidos de Norteamérica, cuando exige desde la ONU que la inteligencia de aquel país le informe dónde está y que sea puesto a la disposición de su antojo. ¡No dice para qué, pero lo quiere ya¡

El ex ministro Gustavo Beliz con un retrato de Antonio Stiuso

El ex ministro Gustavo Beliz con un retrato de Antonio Stiuso

Gustavo Beliz, Ministro designado por Néstor Kirchner, denunció hace ya muchos años, durante su gestión, que Stiuso había montado una especie de “ministerio de seguridad paralelo” y había convertido a la Secretaría de Inteligencia en una “policía secreta sin control”, “una Gestapo”. Ante esa “revelación” el matrimonio Kirchner eligió: Beliz dimitido y empujado al exilio en procura de seguridad. En simultáneo, más poder para el agente pero, ¿Cuándo y por qué se convirtió en enemigo? La respuesta no es de conocimiento público.

Se pregunta la Presidente en la ONU si “¿Obama también sería cómplice?”, pretendiendo que el acuerdo alcanzado por Estados Unidos e Irán en materia de no proliferación nuclear es equivalente al inconstitucional Memorándum de entendimiento que sirvió en bandeja que Nisman imputara a la Presidente, a su ministro de Asuntos Exteriores y a otros de su entorno que, ironías de la justicia, lograron tras al muerte del fiscal zafar de una investigación minuciosa.

¿Es tan difícil determinar las diferencias entre pactar con el sospechado de ser el asesino de 85 víctimas mediante un acto de guerra que agredió a nuestro país, renunciando a nuestra jurisdicción para juzgar el hecho, que el acordar condiciones para intentar evitar muertes?

¿Qué Pacto Internacional obliga a EEUU a localizar a Stiuso, a informar sobre su situación migratoria y/o a entregar al gobierno argentino los datos que posea de él? ¿Para qué debe colaborar? No tiene orden de captura de autoridad judicial alguna, no ha sido citado a indagatoria (imputación) por ninguno de los hechos que el Gobierno dice que descubrió ahora y que perpetró durante más de una década. ¿Cuáles son entonces las razones del enojo de la Presidente?, ¿Descubrir que hay países que actúan de conformidad con las leyes y no con el antojo de sus autoridades?

El Gobierno argentino dijo que sólo un juez podía levantar las “circulares rojas“ de Interpol contra los iraníes del atentado a la AMIA (confundiendo captura con circular) cuando defendía el mencionado Memorándum. Ahora, sin orden de ningún juez y con la oposición del Fiscal que fuera requerido, nos informan que Interpol argentina ha lanzado una circular azul para averiguar el paradero de Stiuso. ¿Puede o no la agencia realizar actos administrativos de tamaña trascendencia? Parece que sí, porque nuevamente están en crisis las circulares de los iraníes y no por acciones del Juez de la causa sino por gestiones ante Interpol.

EEUU “protege “a Stiuso insistió la Presidente. Habría que preguntarse: ¿Lo protege de qué? ¿Las muertes en situaciones confusas de un hombre de confianza del ex agente y del Fiscal de la causa AMIA, le hacen temer por su vida? ¿Sobre quienes recae su temor? ¿Cuáles son las razones por las que debería protegerlo EEUU?

Fotografía trucada que recibió la ex esposa de Nisman

Fotografía trucada que recibió la ex esposa de Nisman

Stiuso llegó rápidamente a Pasteur (edifico de AMIA y DAIA que saltó por los aires) cuando sucedió la masacre; también fue el primero en interrogar a los testigos principales de la investigación y en levantar elementos de prueba que, en general, nunca se incorporaron a la causa. En la investigación del encubrimiento otro agente dijo que Brasil avisó a la Argentina de la posibilidad del atentado seis meses antes de que ocurriera y cómo nuestro país no reaccionaba nos envió a Wilson Dos Santos para que lo denunciara en Italia. Pero Wilson estuvo largamente detenido por falso testimonio agravado.

Parece una causa maldecida, las víctimas son tratadas como victimarios y la investigación más importante que está en marcha, según nuestras autoridades, es la que tiene como imputados a los funcionarios que intervinieron en la investigación: al Juez y hasta al Presidente de una de las instituciones agredidas, porque se lo acusa de complicidad secundaria por colaboración psicológica en el pago que se hizo a un imputado para que dijera la verdad.

Sí, parece una causa maldita. Los Fiscales designados para reemplazar a Nisman ahora están en una franca guerra interna y dos son desplazados sin que nadie explique las razones de lo uno ni de lo otro.

Todo produce desconcierto. Se arroja a los leones a quienes fueron convertidos por ellos mismos (los presidentes que fueron cónyuges) en súper poderosos agentes. Pero lo que más preocupa es que no se hace por buenas razones sino por malas (descubrieron que dejaron de ser títeres de sus deseos y comenzaron a articular su poder intentando autonomía)

Tecnicismos jurídicos, ineficacia, peleas por el poder, corrupción y utilización de los recursos de la causa para fines personales, en el mismo grado ignorancia y falta de escrúpulos morales, juntaron sus fuerzas para que los autores materiales e intelectuales del más grave de los atentados sufridos por la Argentina nos miren sonriendo y nos alienten en nuestros falsos debates.

El ánimo querellante internacionalmente exhibido por el Gobierno preocupa. Tan escaso es el valor de la palabra que por eso pudo decir lo que dijo en la Asamblea de Naciones Unidas.Se miente sobre los hechos propios y ajenos, sobre el derecho, sobre los concursos de Jueces y Fiscales, sobre las razones para designarlos o separarlos de sus cargos, sobre las licitaciones, sobre las razones que determinaron que las balas de la policía bonaerense acabara con la vida de un agente de inteligencia (el “lauchón” Viale, mano derecha de Stiuso) y se miente, sin pudor, sobre la causas de la muerte del Fiscal Nisman .

Resultan incomprensible las acciones y la falta de registro que tiene la Presidente de que hay un tiempo que termina y que eso, la obliga a no dejar tantas minas sembradas en el camino a quien deba continuar gobernando.