Viernes, 22 de Julio de 2016
Buscando visa para un sueño


Carolina CayazzoPor Carolina CAYAZZO

Crece la tensión entre Bolivia y Chile. “En adelante todos los funcionarios diplomáticos y funcionarios de gobiernos bolivianos requerirán una visa estampada en su pasaporte para poder entrar a nuestro país,” anunció el canciller chileno Heraldo Muñoz. El presidente boliviano Evo Morales no demoró en responder: “Ahora el mundo entero sabe qué trato recibimos de Chile”.


La Moneda tomó la decisión tras la visita privada del canciller David Choquehuanca y una comitiva de unas 60 personas, entre ellos parlamentarios y dirigentes del sector del transporte, a los puertos de Arica y Antofagasta. En Chile el viaje fue considerado como una “descortesía flagrante” mientras que en La Paz la calificaron como una visita de “hermandad”. El principal objetivo de Choquehuanca fue constatar una supuesta vulneración del Tratado de 1904 en el que se dispone el libre tránsito de la carga boliviana en esos terminales portuarios.

Muñoz aseguró que “Chile cumple sus tratados y la ley en Chile se respeta, el imperio del derecho es una columna vertebral de lo que somos”. Antes había indicado que Bolivia tiene acceso al mar y que el puerto de Arica es un puerto al servicio de Bolivia, agregando, que más de un 80 por ciento de su carga es comercio de ese país. Por su parte Morales redobló la apuesta al decir: “He recibido muchos mensajes de felicitación por esta delegación que ha viajado a puertos chilenos que antes eran bolivianos”. Y se refirió específicamente a la decisión del gobierno chileno de revocar las visas diplomáticas, “Estamos convencidos que no estamos en tiempos de colonia, habrá en alguna mentalidad, sé que no es el pueblo ni el gobierno chileno, sino que algunos que tratan de intimidar, tratan de escarmentarnos”.

Esta última polémica entre La Moneda y El Palacio Quemado aparece luego de que Chile demandara a Bolivia, en junio, ante la Corte Internacional de La Haya para que el Tribunal confirme que las aguas del río Silala son internacionales. Bolivia alega que debido a que el Silala nace en su territorio tiene derecho al 100 por ciento del uso de sus aguas. Durante los últimos años, la difícil relación entre estos vecinos se ha incrementado. Nada indica que en el futuro cercano llegaran a un acuerdo.



Buscando visa para un sueño…

evo morales y michelle bachelet