jueves, 7 de julio de 2016
El “annus horribilis” de Bachelet

bachelet-triste

Carolina CayazzoPor Carolina CAYAZZO

Aunque Michelle Bachelet, probablemente nunca lo diga, muchos piensan que la mandataria chilena está atravesando un “annus horribilis”. La evaluación positiva de la mandataria llegó al nivel más bajo desde que asumió en 2006, alcanzando solo el 22%.

La desaprobación se mantuvo en un 72%, según el último sondeo, de junio, realizado por la encuestadora Adimark. El proyecto emblemático del gobierno, la Reforma de Educación Superior, enviado al Congreso, ha provocado más interrogantes que certezas. En junio aumentaron las manifestaciones estudiantiles y tomas de colegios con uno de los hechos, que más conmocionó a la población, la destrucción de la imagen de Cristo de la Iglesia de la Gratitud Nacional, además de los destrozos en el Instituto Nacional Barros Arana. A esto se sumó la repentina renuncia del ministro del Interior Jorge Burgos después de varios corto circuitos.

Se produjo también la polémica querella por injurias presentada por Bachelet contra la Revista Qué Pasa, luego de que el semanario publicara información que la vinculaba al caso Caval, un supuesto hecho de corrupción que involucra a su hijo Sebastián Dávalos y a su nuera Natalia Compagnon. Hubo voces a favor y en contra de la decisión de Bachelet. Incluso se habló de censura de prensa.

La Jefa de Estado aseguró estar ejerciendo su derecho a defenderse. El daño estaba hecho. La encuesta revela que la caída más profunda en la aprobación de la mandataria se da entre las mujeres y los habitantes de la capital chilena, Santiago. Adimark también indica que el 19% de los encuestados aprueba la gestión de gobierno y un 79% la rechaza. Los números indican que en los 14 meses al frente de La Moneda, Bachelet acumula una aprobación inferior al 30%.

Pero no todo son malas noticias, sobre los atributos presidenciales, a la pregunta “si cuenta con liderazgo” un 40% de los encuestados respondió afirmativamente; “cuenta con capacidad para solucionar los problemas del país”, la apoyó el 44%. Pero ante la pregunta si “es respetada por los chilenos” cae 5 puntos, situándose en un 37%. Todo indica que los desafíos de Michelle Bachelet van in crescendo.