Viernes, 28 de Julio de 2017
Santos en La Habana, lo positivo de un viaje fracasado

Los presidentes de Cuba y Colombia, Raúl Castro y Juan Manuel Santos en su última cita.

Por Juan RESTREPO, para SudAméricaHoy

El viaje del presidente de Colombia Juan Manuel Santos a Cuba, el pasado 16 de julio, con el fin de pedir a Raúl Castro su intervención para solucionar la crisis de Venezuela, puede no resultar tan inútil como parece. Si al final sirve para convencer a quienes todavía tengan dudas de que todo cuanto decide el gobierno de Caracas, incluida la brutal represión contra los opositores, se maneja desde La Habana.

Uno de los refugios que nos van quedando en estos tiempos de posverdad y caos en las redes sociales, son ciertas cabeceras de prensa particularmente anglosajona como Financial Times, que es de esos medios que no están para dar exclusivas mundiales sino para contar hechos verificables. Lo digo porque fue el periódico que reveló la auténtica finalidad del viaje de Santos a Cuba, vendido en Colombia como un desplazamiento con el fin de mejorar las relaciones comerciales entre los dos países. Un viaje de esa naturaleza se habría entendido algo a Brasil, México, Chile o Argentina.

Pero en fin, algún pretexto tenía que haberse inventado la cancillería colombiana para explicar que un presidente como Santos ya con el sol a sus espaldas, con decenas de prioridades por encima de mejorar los negocios con la isla, tenía que entrevistarse con Raúl Castro. La iniciativa, por lo visto, tenía el apoyo de México y Argentina. Y fracasó.

Así pues, si damos por buena la versión del Financial Times, Santos pretendía “convencer a La Habana de apoyar una estrategia diplomática regional para frenar la creciente crisis en Venezuela”. En otras palabras, que Raúl Castro retirase el apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro. Siempre según la versión del diario inglés, una señal de éxito sería “si Maduro cancela la Asamblea Constituyente (AC) del próximo 30 de julio.”

Como no hay señas de que tal cosa vaya a ocurrir, sino todo lo contrario, a la vista está el apoyo cubano a una iniciativa destinada a complicar más las cosas de lo que ya están en Venezuela. O si se quiere, que en La Habana no está la solución sino que forma parte del problema.

La AC convocada por Maduro está inspirada en el ejemplo cubano, un sistema en el que 99 por ciento de las personas votan por la lista oficial que les proporciona el régimen político de la isla.

Basta ver la forma prevista de elección de los futuros constituyentes venezolanos y el completo control del gobierno de los organismos electorales, que dará como resultado una AC controlada por Maduro sin representación real de la voluntad de los venezolanos. Por cierto, sin plazos y que podría durar meses y también años. Esto, sin contar con que la convocatoria misma es inconstitucional, pues la única vía para llegar a ella era mediante un referéndum que Maduro no convoca porque lo perdería.

El presidente venezolano, pues, se decidió a imitar el modelo cubano cuando vio que el chavismo no volvería a ganar con las reglas que la daba la Constitución de 1999. Para mantenerse en el poder tenía que cambiar las reglas. Y quien tenga alguna duda, que vaya a su declaración según la cual “lo que no se pudo con los votos, lo haríamos con las armas”.

A este desastre tutelado por La Habana podría añadírsele un ingrediente más de calamidad si Donald Trump cumple la amenaza de embargo económico que vendría tras la AC, que básicamente consistiría en la prohibición de importar petróleo venezolano a Estados Unidos.

Qué más va a querer Maduro para emprender una fuga hacia adelante que un embargo económico, tras sus reiteradas denuncias de que el desabastecimiento y las penurias que vive su país se deben a la “guerra económica declarada por el imperio norteamericano contra Venezuela”.

La experiencia demuestra que los bloqueos y embargos económicos casi nunca consiguen su objetivo, solo llevan sufrimiento a la población y permiten vivir a las élites que gobiernan en un mundo de privilegios que hace más sangrante la situación de los habitantes. Ahí está el caso de Cuba para demostrarlo.

Comoquiera que sea, la situación de Venezuela hoy tiene una muy difícil salida y la constituyente de Nicolás Maduro solo servirá para empeorar más las cosas, porque acabará con lo poco que queda aún de democracia en Venezuela. Si es que queda algo.