Viernes, 22 de Julio de 2016
Correa pierde músculo


Ignacio PeralesPor Ignacio PERALES

Rafael Correa, el presidente más tuitero del continente, tiene quien le escriba. Guillermo Lasso le ha desbancado en las encuestas y ahora le desafía -o desafió- a que cumpla su íntimo deseo: ser candidato por cuarta vez.

El presidente de Ecuador no puede presentarse si se atiene a la Constitución elaborada bajo su mandato. El pasado año se introdujo una enmienda que le cerró la puerta frente a posibles interpretaciones en sentido contrario. Lo que sí podría Correa es intentar modificar la Carta Magna pero, aunque los suyos no cejan en el empeño, difícilmente lo lograría.

El presidente ha perdido fuerza y su musculatura en las encuestas está en baja forma. Hoy por hoy, el favorito para las elecciones del próximo año es Lasso. Si Correa, terco pero no bobo, insiste en intentarlo, corre el riesgo de asfaltarle el camino a la Presidencia.

“Si ahora tendría (sic) que votar para presidente de la República y los únicos candidatos son Guillermo Lasso y Rafael Correa ¿Por quién votaría usted?”. La respuesta a la pregunta de la consultora Cedatos favoreció con un 32 por ciento al aspirante al palacio de Carondelet frente a un 29,5 del hombre que lleva instalado allá desde enero del 2007.

El sondeo se realizó entre el 4 y el 14 de julio pero se repite desde enero mensualmente. Correa ha ido perdiendo respaldo progresivamente desde principios de año. Entonces aún sostenía un 35 por ciento mientras Lasso arrancaba con un 31,4 por ciento. La muestra habitual es de 2.120 encuestados en quince provincias. En la misma se plantea un simulacro de votación, en simultáneo, con nueve candidatos. Acá Lasso logra un 23 por ciento, el vicepresidente Jorge Glas un 21 y el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, un 14 por ciento.

Con esta información Guillermo Lasso, líder de CREO, provocó a Correa al animarle a “saltar a la arena electoral” donde prometió “darle una tunda y enterrarlo políticamente”. Algo parecido a los “correazos” que el todavía presidente advirtió y atizó en las urnas a sus anteriores adversarios.

Los seguidores de Correa, un batallón bien organizado en las redes sociales y en la calle, reaccionaron con reflejos. Con Pamela Aguirre y Stephanía Baldeón a la cabeza se plantaron en la sede de CREO para que Lasso firme apoyando un cambio constitucional que le permita su cuarta elección. El Colectivo Rafael Contigo Siempre necesitaría un millón de firmas para lograrlo. César Monge, presidente nacional de CREO tuvo que salir a aclarar, por las dudas, que “Guillermo estaba siendo irónico”. 

El presidente de Ecuador tras darse un remojón en la playa

rafael correa