jueves, 7 de febrero de 2013
Lucio Gutiérrez, el ex presidente golpista quiere volver

Por Carmen DE CARLOS

El próximo 17 de febrero se celebran elecciones generales en Ecuador. El ex Presidente Lucio Gutiérrez, quiere recuperar el poder. Los sondeos no le sonríen -el favorito indiscutible es Rafael Correa- pero él no arroja la toalla. Esta semblanza trata de aproximarse al perfil del candidato del Movimiento Socialista Democrático (MSD), su historia, sus gustos, su pensamiento  y los recuerdos de infancia que cuenta su familia. 

«Desconozco desde este momento al presidente de la República, al Congreso Nacional y a la Corte Suprema de Justicia». Con estas palabras, el 21 de enero del año 2000, el coronel, Lucio Gutiérrez, pasó a la historia de Ecuador. Con doscientos hombres armados y apoyado por una enorme población de indígenas, protagonizó un golpe de Estado que puso fin al Gobierno constitucional de Jamil Mahuad. Gutiérrez anunció entonces la creación de una Junta de Salvación, pero dio paso a un triunvirato. La aventura duró 180 minutos aunque Mahuad, forzado a dimitir, jamás recuperó su puesto. Fue remplazado por el vicepresidente, Gustavo Noboa.

El militar rebelde, número uno de su promoción y hasta aquel momento con un expediente intachable, fue sancionado y cumplió condena en prisión. Desde entonces, su objetivo sería lograr la Presidencia y tratar de convertir aquellos episodios en una gesta heroica, «como la revolución francesa o la independencia americana de Simón Bolívar». Con los vientos del siglo XXI el nuevo Lucio Gutiérrez, reciclado, lograría el sueño del poder pero sería efímero y su salida, una pesadilla.  Gobernó entre enero del 2003 y abril del 2005. Probó en carne propia el sabor de algo parecido al golpe que le hizo famoso. Se refugió en la Embajada de Brasil para sortear las manifestaciones de los denominados por él mismo “Forajidos», pidió asilo político, fue destituido y regresó a Ecuador para someterse a un juicio del que salió absuelto.

Hoy, Gutiérrez da la batalla en su tercera campaña electoral para recuperar la Presidencia. Es candidato del Movimiento Socialista Democrático pero su partido sigue siendo Sociedad Patriótica 21 de enero, en homenaje al golpe contra Mahuad. Los sondeos favorecen de manera abrumadora al Presidente Rafael Correa, pero él no se resigna y sigue en carrera. Ingeniero civil, licenciado en administración, titular de varios diplomas en relaciones internacionales, fue edecán de Abdalá Bucaram y Fabián Alarcón. Estos días se dedica de lleno a la campaña pero cursa una maestría sobre “Paz, seguridad y defensa”.

Su familia, como es natural, le recuerda con ternura.“Fue un niño muy inteligente y solidario, lo compartía todo. Incluso en los exámenes ayudaba a los compañeros con el riesgo de que lo castigaran. Nunca fue violento. Recuerdo una ocasión en la que discutió con un compañero. ‘¿Qué te pasó?’, le pregunté. ‘Discutí con Miguel y me pegó’, respondió. ‘¿Y qué le hiciste?’ ‘Nada’, dijo Lucio. Me quedé mirándolo fijamente y le dije: ‘Cuando eres agredido, debes responder’. Lucio asintió con la cabeza. Nunca jamás vino a quejarse de que le habían hecho daño. Debía tener unos 9 ó 10 años”, recordaba esta semana su padre, Jorge Lucio Gutiérrez, en una nota de La Hora.

Entre las confesiones de sus allegados y las propias se encuentra su predilección por “Brasil, un país al que ha estado vinculado desde muy joven. Actualmente, sigue visitándolo, todavía tiene amigos de esa época. Allí fue campeón suramericano en competencias deportivas de pentatlón militar”, contaba su hermana, Susana.

De gustos sencillos, le gusta la comida tradicional del Oriente de Ecuador. Un caldo de gallina criolla con yuca o el majado de banano verde con un refrito de cebolla. Suele ir al cine pero el género que de verdad le entusiasma es el histórico, sobre todo, “las películas que evocan grandes civilizaciones como la griega, la egipcia o la romana”. Los documentales y los animales se encuentran también entre sus preferencias, “me encantan. Tengo una perrita pequinesa que se llama ‘Capuchina’, comenta en  La Hora. En cuanto a la lectura, “actualmente estoy leyendo una biografía sobre Velasco Ibarra (cinco veces presidente de Ecuador), pero también me gusta leer cualquier libro de Historia, de América, Europa o de antiguos imperios”. En busca del equilibro físico, Lucio Gutiérrez, el golpista que se quedó a medio camino o el Presidente que no terminó su mandato, practica “natación, trote y equitación”. En campaña hace falta estar en forma, aunque la meta de la Presidencia quede demasiado lejos.

Anuncio de campaña de Lucio Gutiérrez