martes, 9 de mayo de 2017
Incertidumbre

Por Federico PONCE ROJAS

El que se dedica a la política lucha por el poder, bien como medio para lograr otros fines, ideales o egoístas, o bien para alcanzar el poder por el poder, es decir para disfrutar del sentimiento de prestigio que el poder confiere.
Max Weber.

Un pueblo que vive en la incertidumbre, unido al temor fundado, al miedo grave y embargado por la desconfianza, es un pueblo en problemas. La ausencia de seguridad, de certeza en las leyes,  la indecisión para combatir la corrupción y  la degradación de la política, le sume en una pesadilla que lo aleja del anhelo básico de un Estado: el bien común.
El prestigio en política es desprestigio, el poder político es efímero, el ejercicio público sinónimo de corrupción termina en acusaciones de corrupción y abusos de poder, sometidos a legislaciones garantistas que no acaban de entenderse y terminan en procesos judiciales mediatizados, que en muchas veces son abono para la impunidad, como si esto fuera poco la vinculación con narcotráfico y delincuencia organizada es aterrador, la amenaza del terrorismo no está ausente en este clima de pesada “incertidumbre”.
Los procesos electorales transitan entre violencia y fraude, los partidos políticos tradicionales son insostenibles, el voto no les garantiza nada, la conducta del electorado resulta incomprensible y el aumento de candidatos independientes es mayor en cada elección de cualquier nivel, personas fuera de las estructuras partidistas y en ocasiones ajenos a la clase política, se abren rutas novedosas hacia el poder político.
Ya en el poder estas nuevas fórmulas de hacer política se enfrentan al incumplimiento de compromisos, los acuerdos son obstruidos y la parálisis en las tareas obligadas es lo cotidiano.
La geografía política mundial es tan distinta, sistemas centralizados, descentralizados, gobiernos autoritarios, uniones supranacionales, sistemas aislados.
La interlocución de las naciones no es fácil y se da entre jefes de estado y de gobierno en personas distintas o cuando en la figura de una sola se reúnen los dos “poderes” como el caso de México y EE.UU. por citar un ejemplo.


La victoria en los procesos electorales genera un sentimiento de enorme satisfacción pero es ya de la misma dimensión a la frustración que le sobreviene cuando la oferta política es incumplida.
Los primeros cien días de gobierno del presidente Trump, son claro ejemplo de lo que hoy sucede “pensé que sería más fácil ser presidente” La nulidad que el poder judicial estadounidense ha propinado a las “órdenes ejecutivas” del presidente y las contradicciones con el legislativo, incluidos miembros del Partido Republicano así lo demuestran, el tema del muro es una clara comprobación de lo anterior, el ejecutivo insiste en su construcción a pesar de que el congreso no etiquetó recursos para ese fin (¿Desvió de recursos?)
El sistema autoritario que prevalece en Venezuela en donde se prevé un golpe de estado con cargo a su mancillada Constitución, con una cuenta de 17 muertos hasta el momento, la tensión política va en aumento y el Tribunal Supremo de Justicia atropelló a la Asamblea Nacional (voz de la democracia) suspendiendo temporalmente sus poderes para dar paso a un autoritarismo brutal, que aplasta la autonomía y libertad del fraterno pueblo venezolano.
México vive la convulsión política de manera inédita, elecciones por venir en el Estado de México, territorio de mayor población y conurbado con la CDMX, en medio de escandalosa corrupción de ex gobernadores y campañas carentes de propuestas y plagadas de virulentos ataques.
Los partidos políticos se desgarran, destruyen y pulverizan desde adentro, generando desconfianza e incertidumbre entre el electorado nacional, los candidatos independientes no acaban de decidirse, nadie cree en nada.
El poder legislativo con su insensibilidad e inactividad ha provocado una gran “incertidumbre” en la población en general y en particular para las Fuerzas Armadas que buscan certeza para dejar de ser contención e integrarse como solución al combate del narcotráfico y la delincuencia organizada.
En el tintero queda el nombramiento del Fiscal Anticorrupción, figura que la sociedad entera exige para combatir certeramente este fenómeno y la impunidad.
Las buenas prácticas de gobierno, los aciertos de la Justicia se diluyen en el desencanto social y la incertidumbre.


El secretario de comercio Guajardo y el director de Promexico han venido realizando un trabajo, sin reflectores y con aciertos, preparando el terreno para las próximas negociaciones del TLC, recientemente el secretario Guajardo en su gira de trabajo por Alemania asistió a la Feria Hannover, considerada uno de los eventos de tecnología más importante del mundo y una plataforma ideal para realizar negocios ya que presenta más de 23,000 expositores industriales que exhiben lo último en avances técnicos y aplicaciones creativas de los conocimientos en innovación tecnológica, ahí atestiguo la firma de un convenio en el que se nombra a México como País Socio para 2018, esta distinción, representa para México una oportunidad de exponer a la industria mundial sus más recientes avances tecnológicos, además de sus estrategias de crecimiento innovadoras, sus proyectos de investigación y su viabilidad como un atractivo destino de inversión.

El trabajo permanente del ejército y la marina, está a la vista y sigue beneficiando a millones de mexicanos, una muestra de equidad es darles y darnos el marco legal que corresponde a estos álgidos tiempos.
El Procurador Cervantes quien en reciente entrevista televisiva con Carlos Loret de Mola (el periodista reiteró lo que aquí se ha escrito: un procurador que no gusta de reflectores) demostró dominio y conocimiento de su responsabilidad, franqueza, seriedad y certeza, ¡Buen golpe a la incertidumbre!