sábado, 17 de julio de 2021
Tatiana Huezo calienta Cannes con «Noche de fuego»

Por Ernesto PÉREZ, desde Cannes

Notable debut en el film de ficción de la documentalista mexicana Tatiana Huezo con “Noche de fuego”, presentado en la sección
paralela oficial del 74o. Festival de Cannes, “Una cierta mirada”, que cuenta con jurado propio presidido por la cineasta inglesa Andrea Arnold e integrado por el productor y director argentino Daniel Burman.
 El film está inspirado en el libro “Prayers for the Stolen” de la
escritora norteamericana Jennifer Clement, sobre el rapto de niñas y
adolescentes por los carteles de la droga en México, que ganara el premio de la fundación humanitaria Sara Curry en 2014, y fue adaptado por la misma directora, famosa por sus documentales, pero que debuta con gran honor en el campo de la ficción.
 En realidad, Huezo ha conservado su óptica documental retratando la
historia de tres niñas de un pueblo perdido en las montañas, combatido por
los carteles y el ejército, cuyas madres tratan de salvarlas de un cruel
destino con varias estratagemas como las de hacerlas pasar por varones,
cortándoles los cabellos o achatándoles los senos, u ocultándolas bajo
tierra. 
 El film revive para el espectador la angustia y el miedo de toda una
población a merced de dos fuerzas encontradas que deciden por ella y de la
que pueden escapar solo abandonando sus bienes y su vida cotidiana.
  “Esta película fue un verdadero desafío para mí – declara la directora
– pero me sirvió para comprender que puedo pasar del documental a la ficción sin problemas porque ambos son casi lo mismo, solo el método productivo es distinto pero lo que importa es poder contar historias humanas” ,
agrega Huezo. 
 Y añade: “Durante 20 años trabajé con equipos de seis o siete
personas. Pero en el documental todo lo que se narra se encuentra en el lugar, en la ficción hay que crearlo. Debo a mi productor Nicolás Celis haberme hecho leer el libro de Jennifer Clement que se crió y vive en México
”.
 “Me encantó como Jennifer describió a estos jóvenes y fuertes
personajes pero también el trabajo periodístico que está detrás de la
novela – continuó Huezo – pero sobre todo me hizo recordar mi propia infancia cuando todavía no tenemos una mirada crítica hacia el mundo”.
 Para la directora haber sido invitada a Cannes con su tercer largometraje
es un gran motivo de orgullo: “esta es una vidriera excepcional para el
debut de una película y es un honor estar aquí, midiéndome con un grupo
impresionante de cineastas y de obras frente a un público preparado y
exigente”.