lunes, 23 de abril de 2018
“Paraguay se mantiene a la derecha con Marito Abdo”, por Carmen DE CARLOS

Por Carmen DE CARLOS, para SudAméricaHoy

Con Marito Abdo (46 años) continúa la ola de gobiernos conservadores en Sudamérica. El hijo del secretario de Alfredo Stroessner parece estar más a la derecha que la derecha de estos tiempos. En materia de sensibilidad social, Mauricio Macri y Sebastián Piñera, a su lado, parecen unos viejos rockeros aunque más lejos estaban de posiciones como la de Horacio Cartes que llego a decir que si su hijo fuera homosexual: “Me pego un tiro en las bolas”. El presidente electo no va tan lejos pero advirtió que vetará cualquier ley contraria a “la familia tradicional”. Decir eso en Paraguay, donde hasta el obispo Fernando Lugo tenía casi media docena de hijos, suena a chiste de mal gusto.

Mario Abdo Benítez, especialista en marketing y empresario del asfalto, se esfuerza en evitar condenas a la dictadura de Stroessner (1954-89) y promete cambios en la Constitución y en el envenenado sistema de justicia: “Desde el Gobierno lucharemos contra la corrupción en la justicia disminuyendo la mora judicial reinante. Tolerancia e impunidad cero para los corruptos”, proclamó. Abdo Benítez también dijo que no le temblará la mano con los grupos guerrilleros como el EPP (Ejército Paraguayo del Pueblo) y la seguridad nacional será una prioridad. El hombre que esudió en Estados Unidos, desarrolló, como sus antecesores, un pliego o “Plan estratégico” general con números, letras y titulares donde nunca faltan   Itaipú (represa mixta con Brasil) y Yaciretá (con Argentina). Marito habló y las urnas también pero los paraguayos están cansados de escuchar la misma música y que nada o casi nada cambie.

El sucesor del “colorado” Horacio Cartes logró que la ANR (Asociación Nacional Republicana) se mantenga en el poder. Superó a la Alianza Ganar con 1.205.310 votos frente al 1.109.309 escrutado el 99, 67 por ciento de los sufragios. La diferencia es por menos de cien mil pero aunque estrecha suya es la victoria. Efraín Alegre la encajó con deportividad. Como consuelo le quedó que en el exterior fue el favorito. Los paraguayos que votaron en Estados Unidos, España, Brasil y Argentina lo hicieron por él.