Lunes, 3 de Julio de 2017
Perú busca duplicar su turismo

Puesta de sol sobre el río Marañón

Lima. Por Juanjo FERNÁNDEZ, para SudAméricaHoy

 (Texto y fotos)
Pedro Pablo Kuczynski marcó como objetivo duplicar el turismo en su legislatura, es decir antes de 2021. El viceministro del ramo, Roger Valencia, desgranó, en reunión con los periodistas internacionales acreditados en Lima, las claves para conseguir dicho objetivo.
El turismo en Perú es el tercer motor económico del país tras la minería y la agricultura. Su actividad aporta a la economía del país andino un 3,9% del PBI que se traduce en 4.300 millones de dólares anuales que dejan los 3,7 millones de visitantes que ingresan por sus fronteras. Hay un sector que pivota en torno a Machu Pichu y un 85% del turismo recorre el circuito sur (Lima, Arequipa, Puno, Cuzco). Todos comienzan a sufrir el embudo de casi un único punto de entrada al país, el Aeropuerto Internacional Jorge Chavez de Lima que con 100.000 vuelos anuales ha alcanzado ya su capacidad máxima de operación.
Precisamente esa es una de las principales prioridades del Ministerio de comercio Exterior y Turismo (MINCETUR), abrir al tráfico internacional los aeropuertos de ciudades como Iquitos, Arequipa, Cuzco… que acojan a los viajeros procedentes de destinos internacionales dentro del continente sudamericano. De este modo, le facilita al turista del norte de Argentina y Chile o del interior de Brasil, por ejemplo, la llegada a Perú. La idea es  evitar enlaces que multiplican, por tres o cuatro, el tiempo necesario para aterrizar desde lugares que no están a más de dos horas de vuelo.

Roger valencia, viceministro de turismo de Perú

El viceministro Valencia recuerda cómo hasta la década de los noventa llegaba a Iquitos un vuelo procedente de Miami que permitía a los viajeros procedentes de Estados Unidos seguir posteriormente a Cuzco sin necesidad de pasar por Lima y conocer una de las regiones más atractivas del país, que sin embargo sólo recibe en la actualidad el 5% del turismo.
DIVERSIFICAR PARA CRECER
Otra de las herramientas que se están implementando para alcanzar el objetivo de duplicar la actividad turística es diversificar los destinos potenciando el norte a través de la conectividad entre el sur y el norte. El próximo 16 de julio se inaugurará la línea Cuzco Trujillo. La idea es facilitar al visitante la llegada a zonas cuya riqueza es sino equiparable sí complementaria a la de la ciudadela sagrada y de esta manera alargue su estancia en el país y con ello el gasto que realiza.

Tan sólo un 10% del turismo llega a ver el oro prehispánico que se conserva en museos como el Museo del Sitio Huaca Rajada –Sipan o el museo de cao que aloja la momia de la Dama de Cao. Aún por debajo de ese porcentaje es el turismo que elige la selva como destino a pesar de que ésta constituye un 58% del territorio peruano y cuenta con una diversidad de flora y fauna más alta del planeta. Un ejemplo: 119 especies endémicas de aves cuya existencia no están suficientemente difundidas y es una pérdida constante.

El albergue de Abra Patricia en el departamento de Amazonas lo demuestra. Gracias a la posibilidad de avistar la lechuza bigotona (xenoglaux loweryi) factura más de un millón de dólares al año, y a este pequeño búho se suma el colibrí de cola de espátula (Loddigesia mirabilis) dos razones más que suficientes para que cada apasionado a la observación de aves pague 1.200 dólares por pasar cuatro noches.

Huembo, santuario de colibríes

“MACHU PICHU ES UN MODELO OBSOLETO DE OPERACIÓN”
Machu Pichu es la gran joya de la corona del turismo peruano. Sin embargo se gestiona como el Museo del Louvre en los años noventa, en la que los visitantes hacían una larga cola para su ingreso. El museo francés lo resolvió mediante la Piramide del Louvre, que no sólo es una solución de acceso sino también un centro de interpretación y de distribución.

Machu Pichu es mucho más que la ciudadela y la montaña de Huayna Pichu. Roger Valencia, cuzqueño, se apasiona al hablar de una de las siete maravillas del mundo. Machu Pichu no es sólo la ciudadela. Cuando el Inca Pachacuti la construyó celebró en ella la fertilidad que significa el agua derretida por los rayos de sol del Nevado Ausangate, que en su fluir sobre la Pachamama la hace fértil y posibilita el milagro de la vida, de los animales, la vicuña y la llama, de las papas, que ya se encuentran a 4.300 metros sobre el nivel del mar, de los granos, como la quinua, del maíz en el valle, que lo hace sagrado, y más allá aún de las frutas, los ajíes, la coca, que vuelve en forma de ofrenda al Apu Taita Wiracocha en las manos de los campesinos que recorrían cualquiera de los seis caminos incas que llegaban a Machu Pichu y de los que hoy sólo uno está en uso en la actualidad.

Machu Pichu

Devolver a Machu Pichu su sentido de complementariedad y optimizarlo como recurso turístico, cuya teoría es sencilla, entrar por un lado y salir por otro, es el objetivo de los planes de futuro del MINCETUR. Ya se está construyendo una salida por Santa Teresa posibilitando la conexión con el valle bajo de Quillabamba y más allá de eso ampliar la marca Machu Pichu a las 32.000 hectáreas de espacio cultural y natural, que alcanza hasta  Choquequirao, sobre el que ya está prevista la construcción de dos teleféricos cuyo proyecto ya está definido y se espera licitar en junio de 2018.

Teleféricos en Choquequirao

APOYO AL TURISMO COMUNITARIO
Frente a los grandes proyectos constructivos como un nuevo aeropuerto en Cuzco, la segunda pista del de Lima o los ya mencionados teleféricos en Choquequirao, el proyecto de apoyo al turismo comunitario parece mucho más modesto, apenas un millón de dólares de presupuesto. Sin embargo, tiene la capacidad de tener un impacto mucho más inmediato y directo sobre la población. Apoyar a las pequeñas comunidades de selva o sierra para resolver necesidades como la construcción de duchas o pequeños albergues puede ser el principio para crear las infraestructuras necesarias que ayuden al viajero a conocer cualquiera de los 21 parques naturales que hay en la selva peruana. Roger Valencia tiene amplia experiencia en este campo, él fue el creador y diseñador de la ruta del Apu Ausangate, que logró trabajando con las comunidades altoandinas de Osefina y Chilca y que hoy recorren miles de turistas nacionales e internacionales. Valenciaespera que el éxito de esta iniciativa anime a ampliar su dotación económica y alcance en años sucesivos.

Perú para meditar. Cualquier escenario es bueno.