miércoles, 7 de marzo de 2018
“Perú se pone en órbita con el super satélite PeruSat1”, por Juanjo FERNÁNDEZ

satélite PeruSat1

Desde septiembre de 2016 Perú cuenta con el satélite de observación terrestre más avanzado de Latinoamérica.

Lima. Por Juanjo FERNÁNDEZ, para SudAméricaHoy

El PeruSat 1 es un satélite de observación óptica de tipo submétrico, es decir, con una resolución de imagen inferior a un metro, en concreto 0,70 m. Ello lo convierte en el más preciso del continente sudamericano y coloca al país andino a la vanguardia de la carrera aeroespacial en la región. Su capacidad de detalle lo convierte en un potente instrumento al servicio de las necesidades militares del país así como de toda una variedad de usos civiles, entre los que se encuentran la posibilidad de proporcionar imágenes a ong´s que lo justifiquen para sus diferentes estudios.

La construcción y puesta en órbita del PeruSat1 fue confiada en 2014 a la empresa francesa Airbus Defence and Space con sede en Tolousse a través de un contrato de modalidad de gobierno a gobierno con un coste en torno a los 200 millones de dólares. No faltó la polémica en el Congreso de la República por la manera en la que se hizo la adquisición por parte del Gobierno de Ollanta Humala. Se cuestionó desde el tipo de modelo que necesitaba Perú hasta la elección de la empresa encargada y su precio. Tras más de un año operativo, la Agencia Espacial del Perú (CONIDA) saca pecho y abre sus puertas a la prensa nacional e internacional para demostrar lo acertado de la decisión.

El mayor general Carlos Caballero León y el coronel Henry Laguna Torres, ambos de la Fuerza Aérea del Perú, sirvieron de guías al Centro Nacional de Operaciones de Imágenes Satelitales (CNOIS) Segmento Tierra en Pucusana, una localidad costera al sur de Lima, desde donde se controla y dirige el PeruSat 1. Es además el lugar en el que se reciben sus imágenes y se procesan las peticiones recibidas de los diferentes usuarios de todo el país. Tanto el general Caballero como el Coronel Laguna explicaron con todo lujo de detalles el funcionamiento del satélite, la distancia y velocidad de su órbita, las características de la antena bibanda, los tiempos de conexión, los miles de parámetros que se controlan desde el centro… pero por encima de todos estos datos quisieron destacar la utilidad que en tan sólo un año de funcionamiento PeruSat 1 ha demostrado tener.

Ambos oficiales de la Fuerza Aérea explicaron que tras las críticas vertidas sobre el proyecto y las más recientes sobre la falta de previsión de los desastres provocados por el fenómeno de El Niño (no es un satélite meteorológico sino de observación) la primera reacción por parte de la institución fue el hermetismo, pero pronto cambiaron su actitud por la contraria, explicar y ofrecer a la sociedad el uso del satélite haciendo un enorme esfuerzo por dar a conocer sus posibilidades y sus usos.

Como si de una gira artística se tratara CONIDA recorrió todo lo ancho y largo del país exponiendo en colegios, universidades, ferias, etcétera la oportunidad que significa contar con el PeruSat 1. De esta manera CONIDA ha ido sumando usuarios tanto dentro como fuera de la administración pública. Organismos y entidades como SUNAT (Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria), DEVIDA (Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas), PNP (Policía nacional del Perú) así como el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico o la Superintendencia Nacional de Bienes Estatales sumadas a universidades y ong´s.

CONIDA además ha formado a los responsables de estas entidades a las que se les ha proporcionado el software adecuado para el tratamiento de las imágenes así como la capacitación para su uso y lo que es más importante, para la correcta petición de imágenes con el los parámetros y tiempo adecuados. Tanto el general Caballero como el coronel Laguna mostraron ejemplos de como las imágenes satelitales habían sido definitivas para que por ejemplo la PNP pudiera demostrar el delito de invasiones de tierra, el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico detectara una posible fractura en la cima del volcán Ubinas o se apoyara la lucha contra la deforestación en regiones como Madre de Dios azotadas por la minería ilegal.

La capacidad del satélite, cuya vida útil se espera que se de diez años, hace que Perú se haya convertido en un jugador a tener en cuenta en la actividad aeroespacial internacional. De esta manera ya ha cerrado un convenio con el Instituto de Investigación Aeroespacial de Corea, KARI, de intercambio de imágenes y mantiene conversaciones con otros países para el intercambio y comercialización del 70% de imágenes que capta PeruSat1 que no corresponden al territorio peruano.