martes, 21 de agosto de 2018
“El paquetazo venezolano”, por Alex FERGUSSON

Por Alex FERGUSSON, para SudAméricaHoy
Al fin fueron anunciadas las medidas que, ahora sí, resolverán los problemas económicos y sociales que venimos arrastrando desde hace años y que se han agravado en los últimos cuatro.
Las medidas, diseñadas por “asesores políticos aliados” (del Caribe, España y Rusia), según se dijo, son:
1. Sustituir al dólar y crear nuevos criterios para la fijación de precios
2. Precios y salarios serán anclados al “Petro” (moneda virtual creada por el gobierno bolivariano y que no estará sujeta a “minería”)
3. El valor del Petro se fija en 3.600 Bolívares del nuevo cono (o a su equivalente de 60 US $, que es el valor actual de un barril de petróleo)
4. El salario mínimo actual (5.196.000,00 Bs) se elevará a 180.000.000,00 Bs., es decir 1.800,00 Bs. del nuevo cono (o Soberanos) que equivalen a ½ Petro
5. Se otorgará un único “Bono de Reconversión” equivalente a 600 Bs Soberanos, a todos los que porten el “Carnet de la Patria”
6. El gobierno asumirá el pago del diferencial del aumento del salario mínimo a la nómina de la pequeña y mediana empresa privada (por 90 días). No se dice nada del apoyo a los comercios.
7. Habrá un nuevo Sistema Cambiario con un solo tipo de cambio (cercano al valor del dólar libre actual) pero anclado al Petro, que funcionará a través de subastas (entre 3 y 5) semanales.

8. Habrá una nueva Política Tributaria (aumento de impuestos):
a. Aumenta cuatro (4) puntos al IVA (Indice de Valor Agregado o Impuesto a las compras) del 12 % actual, al 16 %
b. La recaudación de impuestos será semanal, en vez de quincenal
c. Se aplicará un impuesto a las transacciones financieras del 2 % (que afectará a 133.000 contribuyentes especiales – que parecen tener nombre y apellido)
9. El combustible para vehículos automotores (gasolina) se venderá a precio internacional. A tal efecto se habilitarán 8.000 Estaciones de Servicio (gasolineras) que funcionarán para los que porten el “Carnet de la Patria”
10. Se estableció la meta de lograr que el 95 % de las transacciones comerciales del país sean hechas por vía electrónica (no más papel moneda)
En conclusión, se resolverán los problemas económicos y se ganará la “guerra económica”; se acabará con el proceso de dolarización de los precios; se eliminará el Déficit Fiscal y alcanzaremos el equilibrio económico en 90 días. ¡Esa es la promesa!
Prácticamente todos los analistas políticos y expertos en economía que han opinado respecto a este “paquetazo”, coinciden en señalar su impredecible impacto macro y microeconómico. También han dicho que constituye un “cambio radical sin precedentes mundiales, a la política económica”, cargado de incoherencias, dudosamente viable y generador de gran incertidumbre y poca confianza.
Otros, más audaces, han dejado entrever que detrás de este paquete de medidas, inéditas, se esconde la intención de crear un Sistema Financiero autárquico, con una puerta trasera de acceso libre para el negociado * de los dineros obtenidos por cualquier vía ilícita. ¡No quiero ni pensarlo!

Por otra parte, no fue sorpresa que no se dijera nada acerca de la hiperinflación, la escasez de alimentos, medicinas y de casi todo; de la crisis de los servicios de agua potable, electricidad, transporte y salud; del estado actual, deplorable, del aparato productivo industrial, agrícola y pecuario, así como de la situación de colapso e improductividad de la empresa petrolera nacional (PDVSA), y tampoco acerca de las acciones que se emprenderán para recuperar ese desastre.
Mientras tanto, la gente común se lamenta, sufre y cree que aumentará la pobreza y la escasez, que se perderán más empleos pues cerrarán los negocios y que habrá más calamidades para la mayoría, especialmente para los pobres. En otras palabras, que la crisis se agravará.
Amanecerá y veremos los resultados del “paquetazo”.

*Negociado equivale a negociete, transacciones espúreas, corruptas.