Jueves, 24 de Noviembre de 2016
Carlos Fayt

Carlos Fayt
felix-lon%cc%83Por Felix LOÑ

Carlos Fayt se fue a la ignota inmensidad de lo eterno. Nos dejó una estela de paz, de bondad, de honestidad, de sabiduría.

Fue un maestro que indagaba en la profundidad de las cosas. Nada era ajeno a su inquietud. Todo lo que consideraba valioso lo plasmaba en la amplia gama de sus obras escritas. Ello permite nutrirnos de su amplio conocimiento y valorar su mensaje siempre dirigido hacia el porvenir.

En su incesante búsqueda incursionó en variados temas como el derecho a la información; el sufragio, la representación y la política; la libertad de expresión por la que puso un especial empeño; la defensa de la colegiación pública de los abogados; el desarrollo del pensamiento político que se extendía desde la antigua Grecia hasta la modernidad en el siglo XX, la criminalidad del terrorismo sagrado donde se ocupó del atentado a la Embajada de Israel en la Argentina; la evolución de los derechos sociales, la necesidad del efectivo cumplimiento de las sentencias de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En esta breve e incompleta reseña no puede omitirse la investigación que realizó en su obra “La naturaleza del peronismo” (1967) donde nos regala una investigación objetiva sobre el surgimiento del justicialismo. En las conclusiones de tal trabajo se señala que “Su doctrina enunciada en forma de verdades, se reduce a la afirmación de que la verdadera democracia es aquella en la que el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende solo el interés del pueblo”; “El peronismo no hubiera existido sin el apoyo del Ejército, la Iglesia y la clase obrera. Tampoco sin el desamparo social y cultural de las masas populares argentinas, ni las condiciones sociales y económicas que existían en el momento de su aparición” y “El proletariado adscripto al peronismo no es antidemocrático”.

Fayt también se destacó en la docencia universitaria por su sensibilidad humana y profundo conocimiento. Por ambas cualidades   mereció la condición de Maestro del Derecho. En relación con las características señaladas, en su libro “Cuando seas abogado” destaca “Que en el abogado, la rectitud de la conciencia es mil veces más importante que el tesoro de los conocimientos y que debe poseer una fuerza interior suficiente para afrontar constantemente la injusticia”.

Son estos los principios que Fayt aplicara en su vasta, fecunda y relevante misión de impartir justicia dejándonos así una huella indeleble e imprescindible para lograr que en nuestra querida Argentina impere para siempre una democracia auténtica sustentada en una justicia independiente. Sólo resta agradecer al Dr. Carlos Fayt por la riqueza de sus convicciones que hoy son un legado invalorable para las futuras generaciones.

Carlos Fayt

Un joven Carlos Fayt

fayt

Carlos Fayt, el maestro, rodeado de estudiantes de Derecho

Carlos Fayt

Carlos Fayt con su esposa Margarita